lunes, febrero 26, 2007

Aire positivo y vital en Bogotá,Colombia

Les recomiendo esta exposición. Es una de las mejores que encontrarán estos días por Bogotá.
Francesca.

ÉRASE UNA VEZ, DOS VECES, TRES VECES Y MUCHOS CAPÍTULOS POR VENIR
Por Francesca Bellini Joseph
Especial para
El Nuevo Siglo


El 8 de febrero se inauguró la muestra "Érase una vez" del artista colombiano Carlos Blanco en la Galería Casas Riegner que propone un acercamiento a los conflictos y la violencia desde una perspectiva lúdica.

La reciente exposición esta claramente dividida en dos partes. Una es Enfrentamientos , una gran pelota camuflada con la que se hizo el performance "pare bolas" y el Carro Bomba, hecho con papel seda y elevado por la acción de bombas inflada con helio que se puede visitar en www.casasriegner.com .
En una conversación, Blanco contó en que cuento está.

El Nuevo Siglo: "Érase una vez" nos remite a los cuentos de hadas al tiempo que los inflables y las bombas fortalecen aún más toda la estética del mundo de los niños. Las formas que construyó para esta muestra contradicen esa mezcla. Nos enfrentamos a una conexión entre elementos que por lo general no se conectarían ¿Cómo se llega a la unión de esas dos partes tan aparentemente disímiles?

Carlos Blanco: "Érase una vez" es efectivamente un cuento que hasta el momento no tiene final. El primer capitulo es Enfrentamientos que es obviamente el aire que une a uno con el otro. Fue un hecho performatico de parar el tráfico, detener al carro y en el segundo elevarlo como símbolo de una contemporaneidad y sociedad que tiene como elemento esencial el carro, supuestamente como protección y desplazamiento. En los dos hay un a sensación de que el aire esta en tensión en el sentido que esta generando una forma, en el caso del carro está contenida bajo presión como un generador del carro bomba. Entonces si hay conexión entre ambos. Hay dos capítulos, érase una vez un enfrentamiento y érase una vez un carro bomba.


E.N.S: ¿En una oportunidad usted dijo que "Érase una vez" era una muestra en la cual usted sentía que había madurado su obra. ¿En qué sentido puede ser eso?

C.B: Enfrentamientos es una esfera que es la síntesis de todas las formas que con anterioridad había hecho con los inflables. El carro bomba es una forma en la cual reinterpreto el aire y lo hago presente en una pieza mas ligera y liviana con el mensaje que conlleva.

E.N.S: ¿En qué puntos coincide con su trabajo anterior y que otros toman nuevas exploraciones?

C.B: Coincide en muchos aspectos pero creo que es la época en la cual hacia esos grandes inflables con motor acaba y empieza una en la cual el uso del aire es más técnico en el sentido científico y no tanto en el artístico.

E.N.S: La muestra está claramente dividida en dos partes, el Carro Bomba y Enfrentamientos. Ambos aluden a los conflictos internos de Colombia. ¿Qué lecturas propone la relación entre ese tema y los "juguetes" o materiales lúdicos que utiliza?

C.B: Creo que toco unos temas muy delicados, no solo de Colombia sino del mundo pero creo que el hecho de tener esa parte lúdica tan marcada hace ver esos problemas con una posibilidad de salida. Yo no se cual es, pero la pongo presente en la exposición con un aire que es positivo, nunca negativo.

E.N.S: ¿La selección del material, que viene hacer la unión entre el plástico y el aire, como toca el contenido de su obra?

C.B: Lo toca en el sentido que el mismo aire que ahora estamos respirando entra dentro de esos inflables y sostienen mi obra, es decir que sin ese aire no existiría; es vida lo que está ahí.

E.N.S: En nuestro país, una esfera camuflada posibilita varias aproximaciones ¿Qué intentaba proponerles a los conductores que se la topaban rodando por la carrera séptima?

C.B: Hay un referente claro de mi parte al hacer un retén urbano y otro del espectador hacia una lectura que esta detrás del camuflado porque esa palabra conlleva a esconderse, ya sea a la tolerancia o a ser más flexible a otros pensamientos e ideas. Yo critico la violencia pero también con este performance incito la violencia. Así que hay una implicación de ambos lados.

E.N.S: ¿Cómo es un conflicto que se muestra con juguetes?

C.B: Muchos de los soldados o actores que están en medio del conflicto son simplemente juguetes de tres o cuatro persona que están dirigiendo ese problema.

E.N.S: ¿Este conflicto que usted propone es leve?

C.B: No. Para nada es leve. Lo que propongo es una fragilidad. El hecho de que un carro flote y sea de papel de seda es tomado muy en serio pero con un sentido muy frágil de lo que es la condición humana.

E.N.S: Por lo general, los cuentos que comienzan por "Érase una vez" terminan en "vivieron felices y comieron perdices". En este caso hay un carro bomba y una pelota camuflada involucrada, ambos influenciados por el cambio y el movimiento, ¿Cómo es este final?

C.B: Considero que yo no lo puedo terminar porque el principio de mis exposiciones no es cambiar el mundo sino que el espectador que venga, sienta lo que es el miedo en esta contemporaneidad. Generarle eso, con un sentido positivo, hace que se confronte con sus miedos y cambie. Pero eso puede ocurrir ahora o quien sabe cuando así que el cuento esta todavía con capítulos por venir.

No hay comentarios.:

Invitación presentación del libro “Mohammed VI. El Rey estabilizador”Sala Aldo Francia-Palacio Rioja / Viña del Mar]

  Del escritor francés Jean-Claude Martinez.  La presentación estará a cargo de André Gri...