domingo, enero 16, 2011

TRICENTENARIO - LA NOVELA GRÁFICA Fondart 2011

http://www.claudiobergamin.com



VICENTE LOBOS: Detective Privado. Un ironico nihilista con un corazon noble.  Fue entrenado y sirvio por mas de diez años en la policia privatizada.
MARCELA MONTERO: Ex-polola de Vicente Lobos.  Mujer de caractet fuerte e independiente.  Trabaja como asistente ejecutiva en la oficina de un connotado politico en Santiago.
EL TRAMPERO: Mercenario, Terrorista.  Horriblemente desfigurado debido a la contaminacion toxica de Santiago.  Vive y entrena junto a otros mutantes en los niveles mas bajos de el Enorme Santiago de 2109.


TRICENTENARIO - LA NOVELA GRÁFICA
“Tricentenario” surge en primera instancia por la necesidad de llenar un vacío. Si bien en Chile existe material que incluya críticas al sistema social y político, éstas no suelen ser planteadas desde el material de género, el cual se encuentra presente en bajas cantidades en el país. Si este género además resulta ser ciencia ficción, la lista se estrecha aún más, y si agregamos el hecho de que el formato planteado para esto es el de la novela gráfica para adultos jóvenes, la lista de ejemplos comparables se reduce prácticamente a cero
Hecho este análisis inicial, y habiendo tenido desde el comienzo la intención de producir material de género, se optó por el género de serie negra. Esto, ya que sus códigos coinciden con el público al que se pretende llegar. Un protagonista que no calza dentro de lo que tradicionalmente entendemos como “héroe”, en este caso un detective, que comienza investigando un caso menor para terminar enfrentado a poderosos personeros y optando como su mayor posibilidad de victoria, a salir vivo del entuerto sin realizar un cambio significativo en la situación. Este es un esquema clásico de este género. Es relevante mencionar que la literatura chilena ya cuenta con importantes cultores de este género, como pueden ser Ramón Díaz Eterovich y Roberto Ampuero, por nombrar dos de los ejemplos más recientes y populares.
La puesta en escena de la novela negra, gris y prominente en el uso de las sombras, la hace parecer también como la elección correcta para representar las grandes ciudades de Chile, marcadas por los callejones oscuros en sus zonas céntricas, generalmente evitadas por los transeúntes luego de ciertas horas.
    Sin embargo, optar sólo por los códigos de la novela negra no parece suficiente para un proyecto innovador de novela gráfica. La ciencia ficción, es un género muy escaso en la creación literaria chilena, por lo que su incorporación al proyecto agrega una dosis importante de innovación. El género de la ciencia ficción cuenta con una serie de matices a través de los cuales permite utilizarla para satirizar el contexto social y político imperante
    Finalmente, la combinación de serie negra y ciencia ficción, así como el uso del formato de novela gráfica para un público adulto, si bien joven, establecen una conexión entre “Tricentenario” y otras obras clásicas del género como las novelas gráficas de ciencia ficción para adultos escritas por Alejandro Jodorowski y dibujadas por Jean Giraud, también conocido como Moebius.
    Todas las evidencias anteriormente enumeradas, pretenden señalar e individuar  la escasez del medio narrativo de la novela gráfica para adulto-joven en Chile y proponer un pequeño pero creativo aporte para llenar este nicho.

Tricentenario es una novela gráfica, escrita y adaptada al formato comic  por Enzo Nicolini.  El arte estara a cargo de Claudio Bergamin.
La novela gráfica “Tricentenario” constará de 132 páginas a todo color impresas sobre papel bond en proceso de cuatricromía y en un formato estándar internacional de 170mm. x 260mm.
“Tricentenario” es una historia ambientada en Chile, cien años en el futuro. Esta historia está narrada bajo los códigos de la novela negra y la corriente satírica de la ciencia-ficción.
El personaje Vicente Lobos es un detective y ha  sido concebido acorde a los códigos del género de la novela negra, nihilista, pero que mantiene oculto un lado sensible a la injusticia y al sufrimiento humano.  Lobos tiene su oficina en el reloj Turry en el año 2109, en un Valparaíso cubierto por un gigantesco domo transparente, decorado cual guirnaldas de un constante tráfico aéreo entrante y saliente. La elección no es casual. Primero, por las notorias posibilidades estéticas que ofrece el puerto en cualquier iniciativa gráfica, y segundo, como una cita a otro ilustre personaje de la novela negra chilena, el cubano Cayetano Brulé, creado por Roberto Ampuero y quien tiene su oficina en dependencias similares.
Los hechos, posteriormente nos llevan a un Santiago futurista con rascacielos que se elevan por sobre las nubes, vehículos voladores y pantallas de video colosales. Esta urbe, sirve de fondo para la emocionante aventura en la que se ve envuelto el protagonista y que finalmente debe resolver.
La historia, si bien afilada en su sátira, es rica en personajes típicos de la idiosincrasia social chilena y paisajes propios de nuestras ciudades más representativas.



C L A U D I O   B E R G A M I N
V i s u a l   A r t i s t

www.claudiobergamin.com
www.myspace.com/bergamind
www.facebook.com/claudiobergamin

No hay comentarios.:

"LAZO" Danza , Grabado y Canto

 Las bagualas y cantos chalcaquíes de la cultura diaguita se fusionan con una danza creada a partir de la matriz de un toro. Emanuela ...