jueves, agosto 26, 2010

EL RESCATE DE LA PATRIA


imagenEscribe Cristián Warnken: “Los mineros no están en un Infierno: somos nosotros los que estamos en él. El Infierno del sinsentido, de la falta de verdad y autenticidad. Ellos son nuestros Orfeos. Orfeo sacó a su amada Eurídice del Hades, el país subterráneo de la muerte. Ellos, con sus mensajes y sus lámparas, van a sacar a Chile de su extravío. Ellos son nuestros rescatistas”.

Todo ha ido derrumbándose alrededor nuestro en estos años (instituciones, convicciones, la república tal como la conocimos), pero el último derrumbe nos trajo una sorpresa inesperada, impensada…

La tierra habló el 27 de febrero. Ahora es el hombre el que habla desde el fondo de la tierra. Y habla desde el desierto, el desierto que empezaba a crecer en nuestra propia alma. La mirada de esos mineros a la cámara-sonda y la luz de sus linternas tienen el efecto de un relámpago. Un relámpago en la noche. Porque hemos estado sumergidos en una noche sin darnos cuenta. La noche de un país que ha renegado de su luz propia para copiar y encandilarse con la luz de los reflectores, las cámaras, la farándula, el evento, el reality, etcétera.

Ante estos 33 hombres sumergidos en la tierra, todo reality , todo “evento” palidece y se desintegra ante un “acontecimiento”. La realidad —con su consistencia de piedra y mineral- desaloja el simulacro.

Es la verdad, la verdad de nuestra radical precariedad y abismo la que ahora brilla, y brilla sumergida, como un mineral de alta ley, puro, tenaz y deslumbrante.

La luz de estos mineros nos ciega como la luz de la caverna del filósofo griego. Como si no pudiéramos verla de frente, tanta es su potencia enceguecedora. Ahora estamos ciegos. Ciegos por la luz de 33 pequeñas linternas. Y debemos seguir ciegos todo lo que sea necesario, para volver a ver.

¿Y qué vamos a ver? Nuestra desnuda esencia, nuestra verdad más honda, nuestra belleza, nuestra esperanza tanto tiempo sepultada por la mentira.

Estos 33 chilenos son los héroes de una hazaña épica interior. Porque ésa es la batalla que hay que librar ahora: hacia adentro. Y hay que “resistir”. Resistir en el sentido radical que una vez señaló el poeta Rilke. Resistir a los cantos de sirena de superficie, resistir a todo lo que nos aleje de nuestro propio centro, y nos extravíe. Porque de tanto alejarnos de nuestro centro, habíamos perdido contacto con la torre de control. Pero alguien nos ha llamado desde la pura piedra. No un e-mail, no un mensaje de texto: 33 caracteres escritos con la propia sangre.

Los mineros no están en un Infierno: somos nosotros los que estamos en él. El Infierno del sinsentido, de la falta de verdad y autenticidad. Ellos son nuestros Orfeos. Orfeo sacó a su amada Eurídice del Hades, el país subterráneo de la muerte. Ellos, con sus mensajes y sus lámparas, van a sacar a Chile de su extravío. Ellos son nuestros rescatistas.

Hasta ahora teníamos un Bicentenario de cartón piedra, de fachada. Ahora, en esta espera, nos preparamos para nacer de nuevo. Es una espera de un largo parto. Es la tierra que va a dar a luz a 33 hombres. Pero en realidad somos nosotros los que vamos a nacer, porque estábamos dormidos y muertos. No bastó un terremoto para despertar. Necesitábamos un Gran Mito para agruparnos alrededor de él: y ésta no es una “noticia” más, sino un Mito nacido del inconsciente del pueblo chileno. Como si la república quisiera nacer de nuevo, como si estos 33 mineros fueran sus hijos pródigos a punto de regresar. Y mientras no regresen, Chile no existe todavía.

Habrá entonces que dejar hablar de Bicentenario: habrá que hablar del nacimiento de una patria nueva, una patria en gestación que se está incubando al interior de nuestras propias entrañas y alma. Una patria que gestaremos entre todos en estos cuatro meses de rescate, de rescate de nuestra propia esencia perdida.

Una patria más pobre pero más rica, cuyos diamantes son los ojos de los más pobres. Una patria que quiere florecer (como desierto florido) con dolores de parto. Una patria de lámparas de minero y miradas limpias.■■■■■

Cristián Warnken
“El Mercurio”
24/08/2010

Fuente: www.temas.cl

2 comentarios:

Ana del Pilar González Pereira dijo...

Soy Chilena, vivo en el noreste de Argetina hace 34 años. Hoy me llegó a través de un mail esta nota, esta reflexión y caló profundo en mi corazón. Soy comunicadora y reenvíé el mail a los medios de la región.
Mis hijas son argentinas, como país también estamos sumidos en la oscuridad, en la corrupción. La "Tinellización de la TV" nos tiene sumidos en la estupidez.
La envié con la esperanza que no sea un terremoto o una calamidad la que nos obligue a tener que cambiar.
Muchas gracias Profesor Warken.

Ana González Pereira
Iguazú - Misiones
Argentina

jorge dijo...

Si hacemos caso al comentario del señor Warnken, los mineros se vana a morir el momento de salir de la mina, como Euridice
Hay que decirle al señor Warken que Orfeo no sacó a Euridice del infierno. Se esfumó a la salida del averno, porque Orfeo no resistió la tentación de mirar hacia atrás; como la mujer de Lot que se quedó mirando la destrucción de Sodoma y Gomorra y se convirtió en estatua de sal.El señor Warken siempre se equivoca al hacer comparaciones. Se ve que no ha leído el Mito de Orfeo
También se equivoca cuando hace referencia a la luz de la caverna del filósofo griego (Platón); esa luz no ciega, porque esa luz no existe en la caverna: lo que hay en el fondo de la caverna (además de los hombres inmovilizados) son sombras proyectadas desde la entrada de la caverna. La luz que cegaría a los hombres que salen de la caverna, es la luz del saber.
Nuevamente el Señor Warken vuelve a equivocarse y a dar cuenta de que no ha leído La República.
GILGAMESH
REPÚBLICA LIBRE DE URUK

Invitación presentación del libro “Mohammed VI. El Rey estabilizador”Sala Aldo Francia-Palacio Rioja / Viña del Mar]

  Del escritor francés Jean-Claude Martinez.  La presentación estará a cargo de André Gri...