lunes, noviembre 05, 2007

Teniente Bello llega a Valparaíso


Justo para celebrar nuestro segundo cumpleaños

La notable muestra Bellorumbo, con los ojos estrellados, se abrirá al habitar porteño el próximo martes 6 de noviembre, a las 6 de la tarde, marco en el que festejaremos nuestros dos años de existencia. Están todos invitados.

El Teniente Bello, como una metáfora polisémica de la identidad nacional llega a Valparaíso en una monumental exposición de los artistas Iván Godoy y Yanko Rosenmann, que bajo el título Bellorumbo, con los ojos estrellados, se inaugura el próximo martes 6 de noviembre a las 18 horas, en el Hall Central del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (Plaza Sotomayor 233, Valparaíso), cita en la que además el Centro de Extensión del CNCA celebra dos años de existencia.

Bellorumbo, más que una muestra puntual, es un mega proyecto que incluye la exposición, un documental, un libro, un monumento y un sueño. ¿Cuál? Que el 9 de marzo sea declarado como el Día de la Aventura en Chile. Todo esto estará presente en Valparaíso hasta el 15 de diciembre en formato de exposición, charlas y encuentros. En términos exclusivos de la muestra, ésta incluye un sinfín de elementos que van desde pizarras, un mirador, hasta litros y litros de agua. En cuanto a las técnicas, están presentes la instalación, el dibujo, la fotografía y el audiovisual.

La obra de Godoy y Rosenmann, sin embargo, no es primeriza en Chile, pues en Valparaíso cumple el segundo paso de un recorrido que ya se inició en el Museo Nacional de Bellas Artes, donde se expuso entre los meses de marzo y mayo bajo el nombre de Bellodestino: Bitácora Perdida del Teniente Alejandro Bello Silva. En su capítulo porteño, eso sí, la muestra cambia no sólo su nombre, sino que incorpora la porteñidad en toda su elaboración. Es así como el mar y la perspectiva oblicua cambian buena parte la obra e instalan con voz y voto a representantes de la vida cultural de Valparaíso en el audiovisual que se emite constantemente en la exposición.

Más perdido que…

Ahora ¿Qué se traen entre manos Godoy y Rosenmann con esta muestra que suena a locura? Bueno, más de alguna vez en nuestro entorno se ha escuchado la frase “…estás más perdido que el Teniente Bello”, haciendo referencia al interlocutor su estado de perturbación, confusión o extravío en que se encuentra. Pues bien, el dicho se refiere a la desaparición en vuelo del Teniente Alejandro Bello Silva cumpliendo un trayecto de Santiago a Cartagena, el día 9 de marzo de 1914, a meses de retornar de Francia, donde durante casi un año, fue alumno en la afamada Escuela de Aviación de nuestro compatriota José Luis Sánchez Besa en Mourmelon Le Grand, cuna de los mayores precursores de la aviación mundial.

La aviación (heroica) es una disciplina emergente de la modernidad y transcurre en sus inicios con relevante protagonismo de compatriotas tales como: Sanchez Besa, Edwards Bello, Acevedo, Page o el mismo Cecil Grace, nacido en el Cerro Alegre de Valparaíso, y que es el primer aviador desaparecido en el mundo al tratar de cruzar el canal de la Mancha en el año 1910.

Bello se rescata, recobra y restituye en tanto que es imaginable, admirable y querible por todo lo que implicó su aventura de volar. Bello fue sin duda, sino el primero, uno de los primeros aventureros de la modernidad en Chile.

Según consigna la crónica de la época, la marina habría ayudado en la búsqueda del Teniente Bello con el “Escampavia Gálvez” al cual le habrían encargado la misión de rastrear la zona en búsqueda de restos del piloto. El barco zarpó desde Valparaíso con marineros dispuestos a cada lado, auscultando minuciosamente tanto el mar como los roqueríos del litoral central, recorriendo una y otra vez las costas desde Valparaíso

hasta la desembocadura del río Rapel….Pero nada.

En su etapa porteña, los creadores de Bellorumbo, cuentan que “rastrearemos al Belloalejandro por el perdido borde costero, vagaremos por las nostálgicas noches del desaparecido American Bar, el Roland o el Yako; hasta acabar arrodillados ante la animita de la “zona cero”. Todos los lugares, ya invisibles, de dolor o festejos son posibles en Bello. Valparaíso, quizás mas que ninguna otra ciudad, guarda aún una mirada real al pasado que permite el recogimiento para Bellopensar, en cada punto de fuga que nos asalta en cualquier esquina o en el constante horizonte de mar que refleja el cielo de Bello, Bellocielo”.

Dos años del Centro de Extensión

Junto con la inauguración de Bellorumbo, el próximo martes también será una ocasión especial, pues el Centro de Extensión del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes celebra dos años desde que inició su gestión. La unidad, dependiente de la nueva institucionalidad cultural que se instaló en el ex edificio de Correos en 2005, desde ese momento inició su camino por darle un uso público y cultural al privilegiado espacio de Plaza Sotomayor.

Con esta misión desarrolló un trabajo tendiente a expresar en sus espacios la calidad y diversidad cultural del país en las artes visuales, cine, música, literatura, y convertir sus dependencias en centro de presencia y actividad ciudadana. En apenas dos años, son muchos los logros que podemos mencionar. Entre ellos, las más de 80 mil personas que han acudido a nuestras exposiciones, encuentros, charlas, seminarios, o las más de 150 actividades llevadas adelante por representantes de la sociedad civil de la Quinta Región.

Motivos sobran para celebrar, así como para saber que la tarea aún es joven y queda mucho camino por recorrer. Por lo tanto, la cita es imperdible el próximo martes 6 a las 18 horas, en el Hall Central del Centro de Extensión del Consejo de la Cultura, ubicado en Plaza Sotomayor 233, Valparaíso. Como siempre fue y siempre será, la entrada es liberada.

No hay comentarios.:

Listado de seleccionados para la muestra oficial de la X Bienal Internacional de Acuarela de Viña del Mar

Un total de 160 artistas nacionales y extranjeros enviaron sus obras para participar en la X Bienal Internacional de Acuarela de V...