lunes, julio 30, 2007

Inauguración Ignacio Muñoz Vicuña


Jueves 2 de agosto, Centro Arte Alameda (Alameda #139, Santiago de Chile), a las 20.30 hrs.



La joie de vivre o la vida anónima de los objetos



"Quizás el mejor modo de concebir la obra habitual es como una serie de palimpsestos, un 'locus' dinámico de figuras y huellas parcialmente oscurecidas".

Peter Eisenman

Las pinturas de Ignacio Muñoz Vicuña se nos presentan como herederas de esa tradición neo-expresionista de finales de los '70, y que en el caso de la Transvanguardia italiana, se tornan hedonistas "al introducir las manos en la pasta" (entendida ésta en su doble acepción: plástica y culinaria. Donde la sensualidad del óleo es retomada por los artistas mediterráneos en franca confrontación con los fríos y asépticos movimientos plásticos anglosajones como lo son el minimal y el arte conceptual). Es de este placer sensorial del cual nos habla Muñoz Vicuña, quien a su vez es un excelente chef, y quien además reconoce ciertas vinculaciones pictóricas con Philip Guston e icónicas con la obra de Claes Oldenburg, de quienes rescata su carácter intuitivo y desenfadado del primero, y lo lúdico y desmesurado del segundo.

Por lo demás, cuando estamos viviendo la plena efervescencia del "Trimph of painting " impulsado por la Saatchi Gallery de Londres en el 2006, la pintura ecléctica de Muñoz Vicuña se plantea como multireferencial o multicitacional, y donde los guiños a la historia del arte son constantes y donde esta exposición, según palabras del artista, es una suerte de exaltación neo-pop de los objetos cotidianos que nos acompañan al interior de nuestros hogares:
"El objeto se encarna en forma, en un dibujo lineal que se convierte en un continente significante que siempre se trasvasija. En esa desocupación aparece la materia, el arrojo de lo contenido, de lo significado. Ahí aparece la función cromática, en la armonía chirriante de colores que dialogan con líneas que lo contienen pero que le permiten descuadrarse también " (Ignacio Muñoz Vicuña, en "Pluscuamperfecto", texto de la exposición).


Sin lugar a dudas que en materia artística no hay nada nuevo bajo el sol, y eso es algo que nuestro artista conoce a cabalidad. Es precisamente a partir de esas premisas de las cuales inicia su propuesta pictórica, y con las cuáles ironiza señalando: "Dime qué pintas y te diré a quien te pareces". Porque resulta evidente que en el ejercicio representacional, el artista opta por darnos su propia visión del mundo y no establecer copias serviles de la realidad. Es dentro de esta misma retórica plástica que su relación con los objetos nos resulta tan cercana y entrañable, y donde se mezclan simultáneamente algunos elementos del Art Brut de Dubuffet como ciertas reminiscencias a algunas obras de Basquiat.



Ignacio Muñoz Vicuña nos invita a deleitarnos con sus pinturas y a ser cómplices de esa cultura de masas que desde el Pop art nos ha entregado una dimensión crítica e irónica de lo que estos objetos llegaron a representar en sus inicios. Si bien, desde los esfuerzos de producción masiva de la Bauhaus, los objetos han buscado dar respuesta a dos problemáticas: un diseño que lo sitúe dentro de los cánones más exigentes de belleza, y por otro lado, un acceso casi universal a los productos.



Los objetos del artista se despliegan en una suerte de carnaval cromático, donde la extrañeza está dada por la familiaridad que cada uno de ellos despierta en nosotros. Todo ello sumado a una cierta violencia desatada que quizás no es más que la revolución de las máquinas, o bien, la deshumanización de la sociedad que no protege ni tiene conciencia de su entorno mas directo. Es decir, la alegría de vivir de las vanguardias ya no es tal, sino un oscuro pasaje de la humanidad que vislumbra inciertamente el siglo XXI.

Sergio González Valenzuela
Curador de Arte

No hay comentarios.:

INVITACIÓN DE LANZAMIENTO DE LIBRO "VIÑA DEL MAR, AYER Y HOY"

  INVESTIGACIÓN Y TEXTO DEL MASTER EN HISTORIA  JORGE SALOMO FLORES,  CON APORTE ICONOGRÁFICO DEL FOTÓGRAFO Y COLECCIONISTA  RENE CÁCERES...