jueves, noviembre 30, 2006

Sobre Coleccionismo de Arte I

china-arte (crónica) 28-11-2006
Oportunidad del arte hispanoamericano en China está en el precio

En la pujante China de las grandes ciudades, donde el rápido desarrollo económico y el interés por el dinero empiezan a salpicar a un incipiente mercado del arte, los artistas iberoamericanos están encontrando la oportunidad de hacerse valorar, sumando a su talento unos precios muy convincentes.

Al menos eso puede desprenderse de la participación española y latinoamericana en la Feria Internacional de Arte de Shanghai, que ha concluido en el corazón económico del país, y donde los artistas de habla hispana consultados por Efe coincidieron en que, al presentarse en un mercado tan joven, el precio juega a su favor.

'Los artistas latinos son, en general, más económicos, y mientras conseguir una obra de un buen artista sudamericano (en China) puede costar 7.000 u 8.000 dólares, la de un europeo puede valer el doble', explicó Mitze Méndez de Feng, responsable de la 'Galería 1001', la única de Shanghai especializada en arte latinoamericano.
Méndez, que participó en la feria con obras de artistas venezolanos, chilenos, argentinos y uruguayos, añadió que numerosos coleccionistas chinos se sienten atraídos por el arte de Latinoamérica porque usa 'lenguajes artísticos muy distintos', que hacen de estas obras piezas interesantes y asequibles para China.

Una de las propuestas artísticas más atractivas es la del escultor chileno Palolo Valdés Bunster, el primer latinoamericano en ver una obra suya expuesta en el lugar honorífico de la feria, a las puertas del recinto.Su 'León' tradicional chino, de más de dos metros de altura, formado por una combinación de piedras naturales engarzadas con metal fundido, fue elegido, junto con el bronce 'Running China', del surcoreano Kim Seon-Otu, entre obras de 123 galerías y artistas independientes, para dar la bienvenida a los visitantes.

'Me quedé encantado por la fascinación que tienen por mi obra', dijo el artista, conocido como Palolo, en un país donde durante siglos se han coleccionado las piedras por sí mismas, como obras de arte natural, por lo que las nuevas lecturas que ofrece el escultor chileno despiertan el 'imaginario colectivo' chino.'Me interesa conseguir formas que sean reconocidas por el hombre: las tienes como metidas en tu memoria colectiva. Y los chinos tienen en ella al guerrero (de terracota como los de Xian), al león y al caballo chino', añadió.

Palolo, que reproduce con piedras imágenes de pintores como Goya, Picasso y Leonardo Da Vinci, o escultores como Brancusi o Julio González, ha vendido algunas piezas en China donde, asegura, 'el coleccionismo está empezando', y quienes invierten en arte no lo hacen para especular, sino para construir su colección con obras que aprecian.

En el arte contemporáneo chino 'hay mucha influencia europea, es una cosa distinta, novedosa, y que se imita porque gusta, pero están haciendo una mixtura muy interesante entre lo que ellos son y el arte europeo', concluyó.'Tenemos todo que aprender los unos de los otros', coincidió con él la pintora argentina Mónica Alfaro: 'Nosotros, de la constancia y el oficio tan depurado de China, y ellos a soltarse y bailar con una voz propia, aunque ya están comenzando'.De esta manera, el interés que se vive en el país por todo lo que se hace fuera permite que artistas como la española Marta Andreu, que se declara pintora todavía en sus inicios, haya llamado la atención en la feria y empiece a formarse un prestigio en el mercado local, donde ya ha vendido dos cuadros por 1.500 y 3.000 dólares.

'Como soy la única española en toda la feria y los españoles a los chinos les encantamos porque nos ven muy románticos, enseguida me relacionaron hasta con Picasso y Gaudí', declaró entre la sorpresa y la incredulidad.
Andreu, que vive en Shanghai, pudo participar como artista independiente (pagando 700 euros), y los bajos costes de los materiales en el país le permiten experimentar todo lo que necesita hasta crear una obra interesante.'Aquí un lienzo me puede costar 5 euros, en España me cuesta 35', dijo, 'en China puedo invertir 500 euros para pintar 30 cuadros, y después vender un cuadro a 3.000 dólares. Esto en España no lo podría hacer', explicó.

Mientras los estudiantes de bellas artes se acercan a preguntarle por su colorido y por cómo consigue sus texturas, con todo tipo de materiales, Andreu asegura: 'He puesto los precios que consideraba que valen mis cuadros, y la gente los ha pagado. Ahora estoy en el mercado y tengo un precio. Sólo me podía pasar en China'.
Terra Actualidad - EFE

No hay comentarios.:

Invitación presentación del libro “Mohammed VI. El Rey estabilizador”Sala Aldo Francia-Palacio Rioja / Viña del Mar]

  Del escritor francés Jean-Claude Martinez.  La presentación estará a cargo de André Gri...